: |

leader

El conflicto del Canal de Panamá y Sacyr

0 comments
El conflicto del Canal de Panamá y Sacyr

Para aquellos lectores descuidados, en el conflicto por el reclamo de sobrecostes que Sacyr plantea a Panamá, y que terminará pagándose de una manera u otra, sería recomendable conocer un poco de la historia de ese país centroamericano.

La paralización de las obras salpica a varias empresas constructoras, entre ellas la española Sacyr. Foto: Agencias

Como dato previo, contenido en un informe del BBVA, resulta necesario conocer que el PIB de Panamá crecerá 8,1% y 7,6% en 2013 y 2014, respectivamente. La inversión será el principal dinamizador de la economía en los próximos dos años. Asimismo, la tasa de desempleo se mantiene en mínimos históricos y apalancará el crecimiento del consumo privado. En 2013 y 2014 la inflación terminará por encima del 4% anual y se mantendrá en el mediano plazo en un nivel cercano al 3,5% anual. Panamá mantiene una inflación estructural elevada por dinamismo económico y tasas de desempleo bajas.

Reducción del comercio global y un menor flujo de capitales hacia los países emergentes son los riesgos que enfrenta la economía de Panamá. Un deterioro del volumen del comercio global, que reduzca drásticamente la demanda por servicios derivados del Canal, podría limitar el dividendo de la ampliación del cruce marítimo. Asimismo, un escenario de menor disponibilidad de financiamiento externo llevaría a un nuevo ajuste de la demanda interna y acotaría el crecimiento económico de mediano plazo.

Pese a esta posibilidad, la posición de ese país es sólida. En este sentido, las empresas españolas en el exterior, son mucho más vulnerables. Se puede exportar tecnología. Lo que no se debe es exportar un modo de cargar costes luego de realizar ofertas temerarias con el fin de ganar licitaciones de obra pública.

Un poco de historia

Este territorio se independiza de España, el 28 de noviembre de 1821. Entonces, los gobernantes de Panamá toman la decisión de unirse voluntariamente a Colombia, por la pertenencia histórica del istmo al Virreinato de Nueva Granada. Pesa en esa decisión la admiración por la campaña de Simón Bolívar en América del Sur y su proyecto integracionista al conformarse la Gran Colombia. Sin embargo, ya en 1830 ocurre un movimiento que intentó la separación de Panamá de la Gran Colombia. Esta unidad atravesaba por un caos político debido a que Venezuela y Ecuador decidieron separase de la confederación.

Entonces, el general José Domingo Espinar, Comandante Militar del Istmo, declara la separación de Panamá el 26 de septiembre de 1830. En aquella ocasión Panamá fue reintegrada a la confederación el 11 de diciembre de 1830, pero quedó evidenciada la posibilidad de ser una nación independiente de la Gran Colombia. Así constó en la Constitución Política de Colombia de 1863. En ella, Panamá se convirtió en Estado Soberano bajo el esquema que constituyó a los Estados Unidos de Colombia en una nación federalista.

El canal

El 5 de julio de 1874 se funda la Compagnie Universelle du Canal Interocéanique por parte del conde De Lesseps, con el propósito de construir un canal a nivel por Panamá. Los franceses iniciaron los trabajos en enero de 1881, pero los grandes gastos y el poco control existente, sumado al desconocimiento de la forma de transmisión de enfermedades en la región como la fiebre amarilla y la malaria se convirtieron en el principal obstáculo para la construcción del canal.

Imagen retrospectiva de cuando se construyó el canal. Foto: ArchivoEn esa época, el político istmeño José Agustín Arango, conspira en secreto con inversionistas de Wall Street la preparación del movimiento separatista. Dentro de esa operación conforma una junta revolucionaria clandestina destinada a separar el istmo de la soberanía colombiana. La finalidad es poder negociar directamente con Estados Unidos la construcción del canal interoceánico por Panamá. Sabido era que los Estados Unidos exploraban la posibilidad de la construcción de la vía entre Nicaragua y Costa Rica.

Por su parte, Manuel Amador Guerrero viajó en secreto a los Estados Unidos en busca de apoyo para el plan. Asimismo, el movimiento obtuvo en Panamá el respaldo de importantes jefes liberales y el apoyo del comandante militar Esteban Huertas. Se acuerda la puesta en marcha del plan separatista para un día no definido del mes de noviembre de 1903. Para evitar esta operación, en la mañana del 3 de noviembre de 1903, Colombia moviliza al Batallón Tiradores desde Barranquilla, con instrucciones para reemplazar al Gobernador José Domingo de Obaldía y al General Esteban Huertas, quienes ya no gozaban de confianza por parte del gobierno de Bogotá. Llegados a ciudad de Panamá, Tovar, Amaya y sus oficiales fueron arrestados por órdenes del general Esteban Huertas, quien comandaba el Batallón Colombia, de cuya jefatura pretendían reemplazar.

Una vez declarada la Separación de Panamá de Colombia, el nuevo gobierno por medio de su embajador plenipotenciario Philippe-Jean Bunau-Varilla, logra la firma de un tratado para la construcción de un canal interoceánico por el istmo con el gobierno de los Estados Unidos de América. El Tratado Hay-Bunau Varilla permitió la construcción de la vía que había quedado inconclusa por el grupo francés de Ferdinand de Lesseps y el gobierno de Colombia. La monumental obra de ingeniería fue terminada en 1914, utilizando tecnología avanzada para la época.

Conflictos con EEUU

Los tratados del canal concedían la administración de una franja de terreno de 10 millas de ancho a lo largo de la vía interoceánica al gobierno de los Estados Unidos que,aún cuando se reconocía la soberanía de Panamá, generó situaciones de conflicto entre ambas naciones en décadas siguientes.

Franklin Delano Roosevelt, firmó el primer acuerdo de construcción. Foto: ArchivoLas controversias políticas surgidas por la interpretación de los tratados, eran consideradas como una amenaza a la soberanía panameña y acentuaban las diferencias entre las autoridades del Istmo y las de la Zona del Canal. En 1914, el presidente Belisario Porras plantea por primera vez la necesidad de un nuevo tratado sobre el Canal de Panamá. El Tratado Arias-Roosevelt de 1936, firmado por los presidentes Harmodio Arias Madrid de Panamá y Franklin Delano Roosevelt de Estados Unidos, anula el principio de la intervención militar estadounidense en los asuntos internos del estado panameño, cambiando el concepto jurídico de país protegido por Estados Unidos para garantizar su independencia. En el futuro de poco servirá esta condición.

Para los que se sorprenden que Panamá sea un paraíso fiscal, en donde se considera un centro de lavado de dinero, ya se verifica que en 1948 se crea la Zona Libre de Colón como una institución autónoma del estado panameño, por el Presidente Enrique A. Jiménez, a través de una zona franca que aprovecha la posición geográfica, los recursos portuarios y el canal como paso de rutas navieras mundiales.

La firma del Tratado Remón-Eisenhower de 1955, entre los presidentes José Antonio Remón Cantera de Panamá y Dwight David Eisenhower de Estados Unidos, le otorga nuevas ventajas económicas y el pago de arriendos a Panamá por el canal.

Los conflictos entre las autoridades estadounidenses y los panameños fueron una constante desde entonces. Fue el caso en el 9 de enero de 1964. Los estudiantes del Instituto Nacional lideran un movimiento que reclama la izada de la bandera panameña junto a la estadounidense en la zona del canal, según los acuerdos Chiari-Kennedy de 1962, terminando en disturbios estudiantiles y enfrentamientos con la población civil. Como medida para controlar la situación, el gobernador de la Zona del Canal autoriza al ejército estadounidense quien abre fuego contra civiles panameños dejando un saldo de 21 muertos y más de 300 heridos. El Presidente de Panamá Roberto F. Chiari, en una situación sin precedentes en el continente americano, rompe relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y declara el no reinicio de las mismas hasta que se acordara abrir negociaciones para un nuevo tratado.

En 1965, Panamá y Estados Unidos firmaron la Declaración Robles-Johnson, entre los presidentes Marco Aurelio Robles de Panamá y Lyndon Johnson de Estados Unidos, en los cuales se tocaron temas como la administración del canal, la exploración para un canal a nivel por una nueva ruta, y la defensa de la vía acuática.

El 11 de octubre de 1968, los mandos medios de la Guardia Nacional, liderados por Boris Martínez dan un golpe de estado estableciendo el inicio de una dictadura militar que trajo consigo exilios, asesinatos, desapariciones y corrupción al país por 21 años.

Entra en acción Torrijos

Un año después asume el mando de la Guardia Nacional el General de Brigada Omar Torrijos. En 1972 el gobierno militar del General Torrijos emite una nueva constitución política en la cual se le reconoce como líder del proceso revolucionario del 11 de octubre y jefe del estado panameño. En 1977 el general Torrijos en calidad de jefe de estado de Panamá y el presidente de EE. UU., Jimmy Carter, firman los Tratados Torrijos-Carter que establecen la entrega de la administración del Canal de Panamá y el cierre de todas las bases militares estadounidenses en el territorio de Panamá. En 1981 muere el General Torrijos en un accidente aéreo.

Omar Torrijos tuvo relevancia a la hora de construir el canal. Foto: ArchivoEn agosto de 1983 asciende a comandante en jefe de la Guardia Nacional el General de Cuatro Estrellas, Manuel Antonio Noriega, que transforma la institución armada en las Fuerzas de Defensa de Panamá. Noriega fue acusado de narcotraficante por los Estados Unidos, y de corrupción y fraude electoral de 1984 por su segundo al mando, el Coronel Roberto Díaz Herrera. Durante los siguientes años, el país es bloqueado económicamente por los EE.UU. cayendo en una recesión económica y social y sufre una contracción del PIB por dos años seguidos.

Más tarde, en mayo de 1989, el General Noriega anula los resultados electorales para elecciones presidenciales, suspendiendo en septiembre la constitución y asumiendo el control de la nación panameña en calidad de jefe del gabinete de guerra, declarando a Panamá en estado de guerra con EE. UU. Obviamente, el 20 de diciembre de 1989 el ejército de EEUU invade Panamá, captura al general Noriega, y lo lleva ante los tribunales estadounidenses acusado de narcotráfico, y marcando el fin de la dictadura militar en ese país.

Guillermo Endara Galimany, ganador de las elecciones de 1989, que habían sido anuladas por el General Noriega, asume el cargo de presidente y restablece el orden constitucional. Tiempo después la antigua Asamblea Legislativa aprueba la abolición del ejército, que lleva a la nación por primera vez desde 1968 a un proceso electoral transparente en 1994, donde gana el candidato de oposición Ernesto Pérez Balladares. Mireya Moscoso, viuda del ex-presidente Arnulfo Arias, gana las elecciones en 1999, primera mujer que preside el gobierno panameño.

En el 31 de diciembre de 1999, en cumplimiento de los tratados Torrijos-Carter, la República de Panamá asume el control total del Canal de Panamá. En mayo del 2004 gana las elecciones Martín Torrijos Espino, hijo del general Omar Torrijos. Ocupó el cargo desde septiembre del mismo año, hasta el 30 de junio de 2009. El 1º de julio de 2009 el empresario Ricardo Martinelli toma posesión de la administración del gobierno hasta el año 2014.

Situacion con Sacyr y Banesco

Revisada la historia, resulta evidente apreciar que la Historia les ha otorgado a los panameños la capacidad de gestionar conflictos. Los envites o presiones que se le puedan ejercer desde la dirección de la constructora española, mucho me temo que no resultarán intimidantes para este Estado, ya fogueado en esos menesteres con la economía hegemónica mundial del último siglo.

Manuel Manrique, actual presidente de Sacyr. Foto: AgenciasAdemás, debe conocerse que el Grupo Unidos por el Canal, liderado por Sacyr, a instancias de la CNMV, en 2012 había contabilizado como ingresos 665 millones de dólares en concepto de futuras reclamaciones del sobrecoste de la mega obra, alegando que “se estimaba probable que el cliente aceptará las reclamaciones registradas”. KPMG, la firma que ha auditado las cuentas de GUPC  dio como buenas las cuentas de 2012 de la empresa. En ese año, los números rojos del consorcio GUPC ascendieron a 324,3 millones de euros, si se le descuentan los 665 millones de euros contabilizados como ingresos de futuras reclamaciones, la magnitud de las pérdidas estarían casi en los 1.000 millones de euros.

El garante de la mitad de la deuda bancaria por importe de unos 115 millones de dólares, es Banesco, el banco venezolano al el FROB le ha adjudicado Novagaliciabanco. Este banco venezolano es el  garante de la mitad de la deuda bancaria del consorcio y que superaba los 230 millones de dólares. El patrimonio de Banesco, al tipo de cambio del Bolívar en el mercado negro es de unos 183 millones de dólares. Si tiene que afrontar 115 millones de dólares, al menos, de pérdidas en el caso de que la GUPC quiebre, no solamente recuperamos a Novagalicia, sino que los españoles terminaremos rescatando a un banco venezolano. No en vano se movilizó a toda una ministra de Obras Públicas para negociar.

No sea que, así como la salubridad de la jungla fue el fin de la Compagnie Universelle du Canal Interocéanique del conde De Lesseps, tal vez las prácticas usuales de las constructoras locales puedan convertirse en el ataúd de esta empresa española. Y nuestra deuda adquiera más millones a pagar.

Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-