: |

leader

Los votantes y la traición

0 comments
Los votantes y la traición

Siempre me he preguntado cuál es el verdadero precio de un traidor. En qué medida encuentra la compensación por defraudar la confianza de quienes han depositado en esa persona sus convicciones. Porque se trata de convicciones transferidas desde el votante al candidato que ha logrado ese voto en la idea de un compromiso.

El PSOE en España, al menos su dirigencia, es esa que persiste enquistada con el único fin de seguir defraudando la confianza y torciendo las voluntades de la buena gente que aún sigue creyendo en ellas.

En el proceso que se abre ahora, tienen que votar 200.000 militantes, y muchas de esas personas no han avalado a nadie, la gran mayoría. La abstención en el tema avales llegó a más del 60%.

Esas personas, que continúan escuchando un discurso que no se compadece con la realidad de los pactos, las claudicaciones o la perversión en las ideas y valores de esa opción política, se encuentra hipnotizada por esos tahúres del Mississippi. Los volverán a traicionar. Que luego no se lamenten del engaño.

Rubalcaba aún no se ha ido. Sigue controlando esta red de apoyos y acuerdos oscuros que lo han caracterizado desde siempre. Los candidatos a la Secretaría General no pueden ocultar, por más que lo intenten, sus servidumbres. Excepto uno: Perez Tapias.

Este candidato no tiene más propósito que el de darle coherencia al ideario socialista. Creo que consciente de su rol de catalizador del sentimiento general en los militantes del PSOE, se ha lanzado a una cruzada genuinamente reivindicativa, en una época de su vida en la que muchos siguen estando en los consejos de administración de corporaciones del IBEX. No parece tener más interés que el regresar a las fuentes.

Muchos de esos candidatos, como Pepe Blanco, personaje que la historia ubicará en su sitio cuando los vientos de la coyuntura dejen de enturbiar el pensamiento inmediato. Sanchez es un cachorro de esa línea que ha dilapidado por incompetencia los recursos en una red de AVE impropia de una España empobrecida. Y que será privatizada por sus cómplices del PP.

Otro, como Madina, producto del aparato, repleto de un discurso vacío que hace presumir que si resultase elegido llevaría al partido a un acuerdo con el PP. Recordemos que es el candidato de Rubalcaba. Eterno renunciante…pero que seguirá en la cúpula hasta pasado setiembre. En tanto, sus candidatos a dedo, como Valenciano, se muestran sorprendidos por la situación relacionada con la SICAV europea.

¿Todo el grupo de parlamentarios socialistas ya ha renunciado a ese beneficio legal pero vergonzante? Aún está abierto el beneficio del fondo del BBVA en el ámbito de las Cortes en Madrid. Poco se habla de eso. Democracia aparente.

¿Cuál es la legitimidad de estos tres candidatos para recuperar la confianza y ser la expresión de los sentimientos y necesidades del PSOE de estos tiempos que se avecinan?

A mi juicio, excepto Tapias, por su propósito de regreso a las fuentes, más de lo mismo. Un aparato dependiente de los intereses que lo acercan al grupo popular. La prueba es la elección de Juncker, ya decidida por Valenciano y sus acólitos, como presidente de la Erocámara. Una vergüenza. Simplemente eso. El presagio de un acuerdo con el PP en esta España empobrecida.

Como independiente estoy convencido que vivimos épocas difíciles. Se necesitan personas honestas para enfrentarse a la corrupción y los contubernios. De nada sirve esa aparente imagen de normalidad y ausencia de autocrítica. Me preocupan las ambigüedades que aprecio. Los tics triunfalistas en mítines… pero poca propuesta comprometida.

Recordemos a Jean Jacques Rousseau: “Los temores, las sospechas, la frialdad, la reserva, el odio, la traición, se esconden frecuentemente bajo ese velo uniforme y pérfido de la cortesía.”

Ni España ni los militantes del PSOE se lo merecen.

Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-