: |

leader

Corrupción,muchísimo más que un fenómeno delictivo

0 comments
Corrupción,muchísimo más que un fenómeno delictivo

Hace ya bastantes años un par de fiscales (Mena y Villarejo) intentaron procesar a Jordi Pujol por fraude en el caso conocido como banca catalana. Aunque parecía que existían pruebas bastantes para, al menos, abrir juicio contra el th (1)señor Pujol, éste y sus correligionarios se rodearon de la bandera catalana, presentaron las acusaciones como un ataque a Cataluña, y, como era de esperar, el asunto se quedó en nada, y no solamente eso, sino que los mencionados fiscales, y otros operadores jurídicos partidarios de juzgar los hechos, fueron poco menos que linchados por antipatriotas. Han pasado un montón 1347446161_209816_1347446439_noticia_normalde años y resulta que el señor Pujol se reconoce autor  de hechos fraudulentos más graves y toda su familia (clan) está implicada. ¿A quién se le hizo un favor cuando se hizo prevalecer la oportunidad política sobre criterios jurídicos y de justicia?  Parece que a la sociedad no, y a la catalana mucho menos.

Actualmente ya no se lincha de forma tan directa y burda a quienes intentar atacar la corrupción, pero no por ello dejan de existir procedimientos tan eficaces para conseguir el mismo resultado: ausencia clamorosa th (4)de medios, abuso de los mecanismos procedimentales, insinuaciones, descalificaciones… En definitiva ¿quién vuelve a pagar la situación?, parece evidente que nuevamente la sociedad y el propio sistema que nos hemos dado.

La corrupción es muchísimo más que un fenómeno delictivo (como el homicidio o la violación), es un proceso de degradación moral y social que solamente en sus expresiones más graves constituye un delito. La comparación entre la corrupción como fenómeno y el hecho delictivo sería como la de un iceberg, en el que el delito sería la parte que se ve en la superficie, todo lo demás está bajo el aguath. En todo caso los procesos penales pueden servir como reflejo de lo que está bajo del agua, es decir si tenemos 1000 casos por delito, este dato reflejaría la importancia de lo que está oculto.

Corrupción es  no cumplir o cumplir de forma desviada la misión u objetivo para el que hemos sido nombrados. Así el alcalde (u otro cargo) que nombra a dedo a su hermano posiblemente comete delito de prevaricación, pero él que contrata a un tercero siendo innecesaria dicha plaza, está desviando fondos previstos para otros cometidos, lo que puede no ser delictivo pero es corrupto. Lo mismo se puede decir de si se establecen criterios para la contratación que favorecen a personas (aunque no sean familiares) de peor nivel técnico-académico que otros th (2)th (3)que se  ven relevados por criterios de selección “poco razonables”, o  de inversiones “estúpidas”, y de otros miles de ejemplos, por desgracia reales, que todos conocen.

El problema de la corrupción, de los grandes asuntos, y de las pequeñas corruptelas, es que, como en los catarros mal curados, fácilmente se pasa a una neumonía, y de ahí… pues ya se sabe.222

La diferencia entre un país como Noruega y otro como Venezuela reside fundamentalmente en esta cuestión, y la pregunta que nos deberíamos hacer todos es ¿Qué tipo de país queremos ser?

 

Augusto

Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-