: |

leader

Galicia: ¿Hostelería profesional?

0 comments
Galicia: ¿Hostelería profesional?

Es un lugar común que el turista con destino a Galicia viene buscando la suavidad del clima, el arte (especialmente en Santiago) y en gran medida, sino principalmente, la gastronomía gallega, especialmente nuestros mariscos y pescados.

Con alguna excepciones los productos de la hostelería gallega son de calidad y muy apreciados por los que aquí vivimos, y especialmente por quienes nos visitan. Es cierto que, como en toda viña del señor, en ocasiones se ofrecen  los productos como frescos cuando en realidad se trata de congelados, o , con mayor frecuencia, como mariscos o pescados de nuestras rías, cuando, en realidad, no lo son.

Al  margen de alguna de estas prácticas fraudulentas que necesariamente deben ser erradicadas, lo cierto es que las mismas no constituyen un elemente diferenciador de nuestra hostelería respecto de otros puntos de España o del extranjero, pues en todos los lados “cuecen habas”.

Lo que sí constituye un elemente diferenciador de nuestra hostelería respecto de otros lugares, y claramente en detrimento de la gallega, es la falta de profesionalidad en el servicio que se presta, en ocasiones, en distintos bares y restaurantes. Cada vez con menor frecuencia afortunadamente, pero aún no es infrecuente encontrar establecimientos en los que los camareros son el hijo, el cuñado o la prima del dueño, que, por la lógica falta de preparación, se confunden en los pedidos, tropiezan entre ellos, corren  y sudan por todo el establecimiento para finalmente no poner  ni recoger bien la mesa.  Tampoco es de recibo el que se indique que se tardarán 10 minutos en servir la mesa y finalmente se tarde más de una hora, sobre todo si entre los comensales hay niños pequeños.

Lo peor de todo es que la gente regresa  a su casa con mala impresión, cuando el producto era de calidad y el precio razonable, y  es que el problema descrito es muy fácilmente solucionable, sencillamente el propietario de un local, que sabe que va a tener un exceso de demanda respecto del resto del año, contrata a un camarero profesional para esos meses, ofrece un buen servicio y finalmente va a ganar más dinero, pues la gente regresará al mismo.

Es una pena que por tacañería tonta (pues al final se sale perdiendo), o por falta de una mínima gestión eficaz, finalmente todos paguemos (el que nos visiten es bueno para todos) los errores de unos pocos. Es urgente poner fin a este tipo de situaciones.

 

Augusto.

Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-