: |

leader

…nos castiga a todos, a los catalanes también.

0 comments
…nos castiga a todos, a los catalanes también.

Ahora que Artur Mas ha tenido que plegarse a la realidad de los hechos y ha admitido que no puede convocar la consulta del 9 de noviembre, aunque, eso sí, terco hasta el final, amenaza con una especie de votación organizada por voluntarios y que durará, según parece, el tiempo que haga falta, es el momento idóneo para preguntarse el por qué del “ calentamiento catalán” de los últimos tiempos.
Ciertamente, es algo notorio que no se puede desconocer, el ciudadano catalán tiene una consideración especial respecto de su lengua, cultura, costumbres y tradiciones, que lo diferencian en parte, pero singularmente, de otras poblaciones de España, y estas peculiaridades deben tener también reflejo institucional. La existencia de peculiaridades propias no es exclusivo de los catalanes, más, ya sea por tener características propias muy claras, ya, y fundamentalmente, porque alcanza ese sentido de particularidad a una gran parte de la población, el sentimiento de identidad propia de los catalanes es mayor que el del resto de los ciudadanos de otros territorios de España.
Admitido lo anterior, y teniendo en cuenta que ese sentimiento de particularidad es histórico, cabe preguntarse si por si mismo justifica la constante y creciente efervescencia y crispación que se vive actualmente en Cataluña.
A mi juicio en absoluto. En Cataluña no vive una tribu, una etnia, o se practica una religión que les diferencie y contraponga tanto al resto de la población que la convivencia en común sea prácticamente imposible ( Irak, Afganistán, Siria, Balcanes, Ucrania…). Por el contrario, la población catalana y la del resto de España viven unos valores y principios idénticos, aunque con particularidades derivadas de la lengua y algunas costumbres distintas.

Entonces por qué la actual agitación?

Creo que fundamentalmente viene determinada por una clase política, y en parte también mediática, que atiende a sus intereses particulares sobre los generales de los catalanes y de los demás españoles. Una clase política que lejos de atender los intereses de los ciudadanos, ya por incapacidad, ya, lo que es peor, por desidia, ha decidido acudir a la política del “enemigo exterior” para cubrir su ineptitud y, por encima, colocarse la camiseta de héroes y mártires del pueblo.

El partido Esquerra Republicana de Cataluña, gran beneficiado de la operación según las encuestas, ha formado parte de gobierno anterior (tripartito) que ha arruinada Cataluña, pero a diferencia del gobierno de Zapatero en España, que también hizo lo mismo, pero se hundió, éste sube como la espuma como si no hubiese participado, y continuase participando, con el apoyo a Convergencia, en la debacle. En definitiva se comprende que quiera aumentar la tensión, y que no se hable de su gestión o propuestas, si tienen alguna distinta de la independencia. Por su parte los convergentes tampoco parecen ofrecer nada útil (es decir de comer) a la ciudadanía, además de estar metidos en asuntos de corrupción (caso Puyol y otros) hasta las orejas, motivo por el que “liarla” tampoco les viene mal.
El problema es que mientras andan con esto, los problemas de verdad: paro, déficit, desarraigo juvenil, desindustrialización, corrupción, ineficacia administrativa …nos castiga a todos, a los catalanes también.
Augusto.

Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-