: |

leader

Sánchez se aferra al cargo pese a la dimisión de la mitad de la ejecutiva

0 comments
Sánchez se aferra al cargo pese a la dimisión de la mitad de la ejecutiva

Los críticos con Pedro Sánchez han intentado este miércoles cortar por lo sano de la manera más expeditiva posible: provocando la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva federal del PSOE. Pero Sánchez no quiere dar su brazo a torcer y, según la interpretación que hace de los estatutos, tras el paso dado por los críticos lo único que hay que hacer es convocar al comité federal y después un congreso extraordinario.

Los encargados de presentar las firmas de quienes se han dado de baja han sido el andaluz Antonio Pradas, secretario de Política Territorial, y Eva Matarín, secretaria de Inmigración. Fuentes de este sector aseguraban a primera hora de la tarde que ahora el tan discutido secretario general debería dejar también su puesto y dar paso a una gestora porque así lo recogen los estatutos del partido, pero estos admiten varias interpretaciones. A ellas se agarraban estos días los colaboradores de Sánchez para sostener que no tenía por qué irse si se daba el supuesto que al final se ha producido.

Según estas fuentes, debería ser la andaluza Verónica Pérez(íntima colaboradora de Susana Díaz) quien, como presidenta del Comité federal y a tenor de lo que dictan los estatutos internos, tomara las riendas del partido hasta el próximo sábado, fecha en que está convocada este órgano. En ese Comité debería elegirse una gestora y un presidente o presidenta de la misma. En estos momentos el nombre que con más fuerza suena en boca de los socialistas es el de Javier Fernández, presidente de Asturias.

COMISIÓN DE GARANTÍAS

De hecho, en el escrito presentado por los críticos, al que ha tenido acceso Europa Press, y que también ha sido remitido ya a lacomisión federal de ética y garantías del partido para que se pronuncie sobre la situación, se pedía que el Comité federal del día 1 se incluyera en el orden del día 1 la disolución de la Ejecutiva federal y el cese de sus funciones. Pero el equipo de Sánchez ve la cosas de forma bien distinta y anuncia que este jueves reunirá a primera hora a la Ejecutiva -o lo que queda de ella- y que será en esa cita donde se decida cuándo se convoca un Comité que organice un congreso extraordinario, sin dar por hecho que se mantenga el que estaba previsto para dentro de 72 horas.

Fue el secretario de organización, Cesar Luena, quien compareció en la sede del PSOE para insistir en que esa será la respuesta que se dará a lo que considera una maniobra “muy grave” de algunos de sus compañeros. “No caben atajos, ni artimañas, ni golpes “, enfatizó con unos vocablos muy duros. Minutos después, peroliteralmente en la calle Ferraz (porque ya no le permitían hablar con la prensa en el cuartel de los socialistas), el andaluz Pradas denunciaba ante los medios que Luena, por más que se empeñe, ahora es “un compañero” y en ningún caso el responsable de Organización del partido, puesto que hay 20 bajas en la Ejecutiva si a las 17 dimisiones se suman tres bajas, una por fallecimento y dos por dimisión.

Ningún compañero de la Ejecutiva [lo que incluiría a Pedro Sánchez] tiene legitimidad para tomar decisiones, así que las decisiones que puedan adoptar no serán legales. Pedimos que se cumpla la ley que es lo mínimo que se le puede exigir a un socialista”, alegó Pradas, incidiendo en que se ha pedido ya a la Comisión de garantías que tome parte en el asunto y que se pronuncie sobre la distinta interpretación que unos y otros hacen de la coyuntura actual. Según asegura, dicho órgano está dispuesto a reunirse. Se da la circunstancia de que en el mismo hay cinco integrantes: tres que pueden ser considerados de la órbita ‘susanista’ y otros dos ‘sanchistas’.

LAS DUDAS JURÍDICAS

Desde el entorno de Sánchez se subraya que su primera objeción al planteamiento de los dimisionarios, y la más importante, tiene que ver con el número de dirigentes de la dirección socialista que han dimitido. El artículo 36, punto o, de la norma que regula a los socialistas a nivel estatal recoge que “cuanto las vacantes en la Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar un Congreso extraordinario para la elección de una nueva ejecutiva federal”.

Sin embargo, el precepto no aclara si esa “mitad más uno de sus miembros” se debe computar de acuerdo a la cantidad original de integrantes en el organismo o bien a la que haya en el momento anterior a producirse las bajas. La dirección socialista que salió elegida del congreso del 2014, en el que Sánchez asumió el liderazgo del PSOE, se componía de 38 miembros. Pero tres de ellos ya no están: Pedro Zerolo falleció en el 2015 y tanto el exlíder de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, como el canarioJavier Abreu abandonaron el organismo por distintos motivos. Estas tres bajas más los 17 que han dimitido este miércoles suman 20, mientras que los que han pertenecido fieles a Sánchez son 18. Estas son las cuentas que hacen los críticos.

Los 17 dirigentes dimisionarios van desde la presidenta del PSOE,Micaela Navarro, hasta los presidentes de la Comunidad Valenciana y Castilla-la Mancha, Ximo Puig y Emiliano García-Page, pasando por la exministra Carme Chacón. Junto a ellos, Antonio Pradas, María José Sánchez Rubio, Mari Luz Rodríguez,Estefanía Martínez Palop, José Miguel Pérez, Manuela Galiano, Noemí Cruz, Eva Matarín, Francisco Pizarro, Juan Pablo Durán,Tomás Gómez, María Acensión Murillo y Carlos Pérez Anadón. Muchos de ellos son del PSOE andaluz, la federación liderada por Susana Díaz, presidenta de la Junta, cara más visible del sector crítico y probable recambio de Sánchez.

LAS LAGUNAS DE LOS ESTATUTOS

Los fieles al hasta ahora secretario general, en cambio, consideran que las cuentas deben hacerse con arreglo al número de miembros que la ejecutiva tenía en la actualidad. Es decir, 35. En ese caso, los críticos necesitarían 18 dimisiones, y no 17, para lograr su objetivo.

La segunda objeción tiene que ver con quién se encargaría ahora de pilotar el partido hasta el congreso, que no tendría lugar de forma inminente, como ha pretendido Sánchez para intentar mantenerse en el cargo, sino cuando se resuelva la gobernabilidad de España. Lo lógico sería que fuese una gestora, pero los estatutos tampoco lo aclaran.

 
Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-