: |

leader

Así agasajó la alta sociedad filipina a Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

0 comments
Así agasajó la alta sociedad filipina a Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

La carta estaba compuesta por salmón variado, pato ahumado y cordero en abundancia. La pareja tuvo tiempo de comentar aspectos de su relación o de la relación que mantienen con Filipinas
Como auténticas estrellas. Así es como fueron tratados en Manila, la pasada semana, Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler durante una cena privada celebrada en su honor y ofrecida por Lin Ilusorio Bildner, millonaria y miembro de una de las familias más importantes de Filipinas. La comida tuvo lugar en el restaurante Discovery Primea Flame. El nobel acababa de recibir el doctorado ‘honoris causa’ en la Universidad La Salle ubicada en la ciudad en la que nació su novia. Según ha podido confirmar Vanitatis, la pareja fue agasajada con un menú muy especial y estuvo acompañada de la atenta presencia de exembajadores de Filipinas en España como Isabel Wilson y Lani Bernardo o el senador Dick Gordon, uno de los hombres fuertes de la política filipina.
una-de-las-imagenes-del-espectacular-restaurante-discovery-primea-web-oficial
Los honores durante la cena llegaron a tal punto que la propia Ilusorio, ejerciendo de buena anfitriona, le regaló a la pareja una foto enmarcada de su visita al país. Vestida con un traje pantalón de color beis, Preysler no tuvo problemas en fotografiarse con un sinfín de compatriotas y se mostró orgullosa cuando estos le recordaron que en muchos lugares era conocida como la Filipina. Vargas Llosa, por su parte, lució una camisa típicamente filipina, abotonada hasta el cuello, de color rosa y estampados, con la que había recibido el doctorado unas horas antes.
Una de las imágenes del espectacular restaurante Discovery Primea (Web Oficial)
Una de las imágenes del espectacular restaurante Discovery Primea (Web Oficial)

El menú de la cena fue preparado por David Pardo de Ayala, gerente general del restaurante Primea, uno de los más lujosos de la capital filipina. La carta estaba compuesta por salmón variado, pato ahumado y cordero en abundancia. También hubo tiempo para disfrutar de una ensalada de marisco y una sopa ‘dashi chawan mushi’, plato típico del país. Como colofón final y para deleite de los más golosos, hubo pastel de chocolate y minitartas de manzana. Durante esta cena privada hubo tiempo para los chascarrillos y las anécdotas que tenían que ver con los dos enamorados, que recordaron que, pese a que llevan saliendo un año, se conocieron a mediados de los 80. Vargas Llosa también habló de su liturgia a la hora de escribir, asegurando que se levanta muy temprano cada mañana y que todavía hoy, pese al uso generalizado de ordenadores, está encantado de hacerlo en papel.

Preysler se mostró amable y efusiva, sin olvidar la cordialidad y la cortesía, armas infalibles en todos los actos sociales a los que acude. Tan relajada estaba la ‘socialite’ que incluso llegó a revelar datos de su vida que muy pocas veces aparecen en la prensa española. Isabel aseguró, por ejemplo, que el personal de su casa incluye gente de Paraguay y Filipinas, y que está orgullosa de ser filipina y siempre lo estará. Además, entre plato y plato la ‘socialite’ tuvo tiempo de recordar su pasado en el país y posó innumerables ocasiones, incluso con trabajadores del restaurante, para hacerse los consecuentes ‘selfies’.
La anfitriona de la cena, Lin Ilusorio Bildner, bien podría ser una especie de ‘alter ego’ de la propia Preysler. Hija de un multimillonario y filántropo que llegó a servir en la Marina de Estados Unidos y contaba con varias propiedades de lujo en pleno Manhattan, es una de esas mujeres buscadas por la prensa. Su vida y las innumerables disputas en torno a su familia, comparadas a veces con culebrones como ‘DinastÍa’ en la prensa filipina, interesa mucho a sus compatriotas. Lo mismo que la de Preysler en nuestro país, donde cada mínimo detalle de su vida es rastreado y analizado con lupa. Aunque, parece que en esta ocasión hubo tiempo para hablar de todo menos de la fama, esa amiga a la que la viuda de Miguel Boyer ha sabido capear tan bien a lo largo de cuatro largas décadas.

 
Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-