: |

leader

La Zarzuela: el palacio maldito

0 comments
La Zarzuela: el palacio maldito

El palacio de la Zarzuela ha sido la casa de la monarquía española desde que se instauró de nuevo después del Franquismo. Doña Sofía y don Juan Carlos llegaron con sus maletas en el año 1962. Las paredes de este edificio han asistido a todo tipo de situacions, problemas, capítulos familiares y, desde luego, han generado emociones continuas.

Es el lugar en el que han criado a sus tres hijos, han discutido, han llorado, reido y también peleado. Pero el recuerdo que impregnan sus paredes le han convertido en un edificio fantasmas.

Elección personal

Juan Carlos y Sofía escogieron el palacio de a Zarzuela como su nido de amor. Se trataba de un edificio magnifico a las afueras de Madrid, muy bien comunicado. Les pareció perfecto para disfrutar de cierta intimidad y poder criar a sus tres hijos. Lejos del Palacio Real que se alzaba en la capital y que no traía demasiados buenos recuerdos.

Sencillo y con el suficiente espacio, llegaban a él con la esperanza de que se convirtiera en un nuevo palacio real. Nada más lejos de la realidad, hoy en día está prácticamente desocupado y solo se utiliza para las fotos de rigor. Felipe y Letizia no viven en él, decidieron crear su propio espacio personal.

 Un lugar de felicidad

7494_17750121

Los mejores años de la vida matrimonial de Juan Carlos y Sofía se desarrollaron entre los muros de este palacio. Desde el nacimiento de sus tres hijos, hasta la esperanza de que llegarían a ser reyes en su día. Mucha fuerza invirtieron en mantenerse firmes y en crear un imperio de la nada.

Sofía hizo de esa casa su pequeño refugio. La convirtió en una casa normal en la que todo el mundo era bienvenido. Sus hijos se criaron con toda la libertad del mundo y las puertas de palacio siempre estuvieron abiertas para recibir a los invitados. Ella era el alma de la casa que desapareció con su matrimonio.

El fin de una época

Con la abdicación de Juan Carlos y los escándalos que han salpicado a la familia real se hacía difícil mantener la unidad familiar. El rey Juan Carlos decidió mantenerse al margen y escapar de todo. Las infantas ya no eran bienvenidas a la casa que les vió crecer y aquellas paredes empezaron a venirse abajo.

La casa ha pasado de vivir una época de esplendor a ser un fantasma. Juan Carlos duerme allí cuando está en Madrid. Sofía pasa largas temporadas en Londres o junto a sus hijas. Comedores vacíos y habitaciones cerradas para siempre. El personal de Zarzuela vive los últimos días de esa residencia oficial.

zarzuela-palacio-02

Espacios separados

Hace unos años se reconstruyó la planta de la casa. Sofía y Juan Carlos habían llegado al punto de querer estar más separados el uno del otro. Se crearon dos plantas separadas a partir de las habitaciones donde había habido tanto amor. Sofía dispone de su propio espacio y no coincide con su marido.

El único que la visita es su hijo a quien quiere con locura. Felipe emprende a pie el camino que le lleva a compartir mesa con su madre. Es ella la que lo cuida y le aconseja como siempre ha hecho. Hablan de todo un poco, del caso Noós y de los escándalos que rodean la figura de su padre.

Solo un despacho

1464816487-palacete11

Un palacio de cientos de metros cuadrados se ha quedado reducido a un simple despacho. Es el lugar en el que el rey Felipe VI trabaja cada día.  Se desplaza a pie desde su residencia a 400 metros de la Zarzuela con sus empleados. El palacio tiene una cierta vida mientras hay actividad.

Pasado el horario laboral todo se queda a oscuras. Las puertas se cierran y nadie las ocupa. El personal de seguridad se encarga que nadie entre a la espera de que otra familia real pueda ocuparlo. Por el momento nada hará salir a Letizia del que es su hogar, la pequeña mansión en la que manda.

El Pabellón del Príncipe

1464816442-palacete02

El Príncipe Felipe fue durante años uno de los solteros más codiciados de este país. Se casó con Letizia a los 36 años. Antes buscó su propia independencia dentro de sus posibilidades. Se trataba del heredero a la corona que no podía estar muy lejos de sus padres. Para tener un poco de intimidad se construyó su propia casa.

El llamado Pabellón del Príncipe se encuentra a unos metros del palacio de la Zarzuela. Tardó dos años en construirse y se diseño siguiendo los gustos de Felipe y su madre. Un total de 1800 metros cuadrados, eran el pisito de soltero del príncipe. Ahora es la casa real de Letizia y su familia.

4,23 millones de euros

PrincessSofiaKingFelipeVISpainPrincess-a9iFVLY1_el

El pabellón costó en su día 4,3 millones de euros de las arcas públicas. En 2002 el joven príncipe reclamó su espacio personal, hizo las maletas y se traslado hasta su mansión. En su fachada se colocó su bandera para que todo el mundo supiera quien vive allí. Un rincón lleno de emociones.

Felipe traslado allí sus objetos personales. Entre ellos guarda una colección de sus caricaturas, cada vez que ha salido en la prensa en tono de humor o cualquier aparición pública. Le gusta recordar esa imagen un tanto informal de su figura. En el altillo, cerca de la terraza guarda su más preciado recuerdo, el telescopio que le regalaron por Navidad cuando era niño.

F/cotileo.es

 

 

 

 
Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-