: |

leader

Casa Real: Los tres escándalos por los que Juan Carlos I tiró la toalla

0 comments
Casa Real: Los tres escándalos por los que Juan Carlos I tiró la toalla

El Rey Juan Carlos no abdicará nunca jamás. Se morirá en la cama“, afirmó su esposa doña Sofía en unas sorprendentes declaraciones que desde Casa Real aseguraban la tranquilidad de un país que confiaba ciegamente en la figura del entonces jefe del Estado como garantía de seguridad para el bien común

Al menos eso es lo que sostenía la reina doña Sofía. El Rey estaba en su puesto y si hay un hombre comprometido con la historia moderna de España, ese es Juan Carlos I. Un hombre de Estado, una figura clave en la transición y un Monarca preparado durante toda una vida para llegar a ser lo que fue durante casi cuatro décadas.

En junio de 2014 se hace oficial la abdicación del rey Juan Carlos I. En apenas veinte días, pasamos de tener un Rey titular a tener uno ’emérito’, palabra que por cierto, odia profundamente. Jamás le gustó que lo llamaran así. España es un país con cierta falta de memoria, pero si en apariencia todo estaba bajo control, ¿por qué se precipitó su salida desde Casa Real? ¿Qué acontecimientos hicieron que el rey Juan Carlos abdicase la corona en su hijo Felipe? ¿Por qué renunciar tras 39 años de reinado? El aluvión de escándalos ya era incontrolable. A continuación, los definitivos.

Urdangarin, el azote de Casa Real

A finales de 2011, salía a la luz uno de los casos de corrupción más graves e impactantes de la historia de la democracia en España. Iñaki Urdangarin, yerno del rey Juan Carlos, y su esposa, la infanta Cristinaimputados dentro del marco de la investigación del caso Nóos. El ex jugador de balonmano era señalado e imputado por presunta malversación de fondos públicos. No era el único delito que se le achacaba al yerno real, pues finalmente Iñaki Urdangarín acabaría siendo condenado por el mencionado delito, además de por evasión de impuestos, fraude fiscal, prevaricación y falsedad de documentos.

Algo más de seis años de eterno calvario en los que el rey Juan Carlos maldecía, blasfemaba y execraba la figura del marido de su hija, condenado eternamente al destierro suizo hasta que el Tribunal Supremo dicte sentencia. Recordemos que Iñaki Urdangarin ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión, además de a pagar una multa de más de 500.000 euros. Presentado el recurso ante el Supremo, la Fiscalía le solicita un incremento de la pena hasta los diez años de prisión. La infanta Cristina quedó absuelta de todo.

Botsuana

El 14 de abril es, con total seguridad, una fecha negra en el calendario personal de Juan Carlos I de España. En primera instancia, es el día de primavera en que se instauró la II República Española en 1931. El destino quiso que el mismo día, del mismo mes, pero 81 años después, en 2012, se destapase uno de los mayores escándalos en la historia de la Monarquía Española, al menos, en los 36 años de reinado que por entonces ostentaba Juan Carlos I:

“Su Majestad el Rey ha sido intervenido quirúrgicamente de su cadera esta madrugada en el Hospital USP San José (Madrid) por el Dr. Ángel Villamor”, comenzaba el comunicado oficial. “Don Juan Carlos había sufrido una fractura en tres fragmentos de la cadera derecha, asociada a artrosis de dicha articulación. Se ha realizado una reconstrucción de los fragmentos de la fractura femoral, colocándose en el mismo acto quirúrgico una prótesis de cadera. Su Majestad el Rey ingresó anoche en el citado hospital a su regreso de un viaje privado a Botsuana, donde se dañó la cadera en una caída accidental“.

La invitación a la cacería en África venía directamente por Mohamed Eyad Kayali, un hombre de origen sirio, mano derecha del Príncipe Salman bin Abdulaziz al Saud, entonces ministro de Defensa de Arabia Saudí. Una propuesta ociosa que don Juan Carlos tomó como reconocimiento tras los servicios prestados por la adjudicación del contrato del que se conoce como “AVE del desierto”, que conecta La Meca y Medina. Pero, ¿quién se encontraba con don Juan Carlos I en un viaje de este tipo? ¿Había acudido solo o acompañado de alguien más? A continuación, la respuesta.

Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein

La presencia mediática de Corinna zu Sayn-Wittgenstein fue fundamental en la decisión del rey Juan Carlos. Hasta entonces, ningún medio de comunicación se había atrevido a hablar de las entrañables amigas del jefe del Estado español, máxime cuando su matrimonio con doña Sofía se presumía estable y firme. “¡Cómo me voy a divorciar yo!”, comentaba en una de las grabaciones filtradas y publicadas por ‘OKDiario’ hace aproximadamente un año. Recurrir al divorcio era (y es) impensable para una persona con los cimientos tradicionales tan implementados como Juan Carlos de Borbón. La separación (con documentos) para un Rey sí que habría sido un escándalo, no solo a los ojos de España sino también a los ojos de Dios. Eso sí, hacer alguna que otra travesura a espaldas de la reina Sofía no debió verlo tan mal, al menos, según los testimonios y las publicaciones que han arrojado luz a sus desparramadas relaciones extramatrimoniales.

Cuando los medios de comunicación descubrieron que el Rey Juan Carlos se había ausentado de España, en el peor año de la crisis económica, para cazar elefantes en Botsuana y en compañía de la entonces princesa Corinna, se decidió levantar las alfombras de palacio. Un caso evidente de corrupción demostrada dentro de la Familia Real a través de su yerno, una ‘espantá’ ociosa e injustificada sin permiso del Gobierno cuando el paro y la prima de riesgo estaba por las nubes, sumado a la presencia de una entrañable y atractiva amiga hizo que el rey, que iba en quinta marcha, tirase de freno de mano y del oxígeno asegurado de su hijo Felipe, quien hoy al frente de Casa Real, reina con austeridad, transparencia y honestidad.

F/cotilleo.es

.

 
Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-