: |

El último café que Quini no se pudo tomar

0 comments
El último café que Quini no se pudo tomar

Nadie advirtió nada extraño. Rutina, alegría y normalidad. Andaba Quiniespecialmente contento en los últimos días por dos motivos. El Sporting le había vuelto a ilusionar después del último triunfo contra Osasuna y la semana próxima debía acudir a pasar lo que él denominaba ‘la ITV’ a Barcelona para certificar que ya no quedaba rastro de cáncer en su cuerpo. Es extraño el día que Quini no acude a un entrenamiento. Solía reconocer que el fútbol era su motor y el Sporting su inspiración. Mareo le cargaba las pilas, le llenaba de vida.

Por eso, horas antes de dejar la vida en el adoquín gijonés, cumplió con su ritual. Subió a Mareo, saludó como cada día en las diferentes dependencias del club y accedió al edificio de los vestuarios. Allí despachó con varios jugadores. ‘Bruji’ o ‘Brujín’ le llamaban los que más le sentían. Jony, Castro, Canella o Sergio no podían articular palabra horas después de conocer la noticia.

Una de las últimas personas con las que charló fue con Gonzalo Revuelta, médico del Sporting. Después de saludar a un aficionado, sacar una foto y firmar una camiseta, se subió al vehículo para hacer lo que más le gustaba: ir a recoger a sus nietos al colegio. Pablo y Lola le esperaban a las puertas para irse a comer. El Brujo los besa y, como cada día, se emociona. Esa rutina no volverá a repetirse.

Después de cancelar una cita personal para tratar de impulsar el proyecto personal de un amigo, aprovechó para hacer un recado que tenía pendiente. A la vuelta llamó a su mujer, Mari Nieves. “Baja y vamos a tomar algo, que estoy llegando”, fueron sus últimas palabras. Cuando su esposa llega al portal observa un tumulto a pocos metros de su domicilio. “Mari Nieves, es Quini”, le dice un vecino. Vencida por el pánico, se niega a enfrentarse a la máxima expresión de la crueldad. Presa del pánico, abre el portal y sube a su casa, donde está su hija. “Lorena, baja por favor que creo que le ha pasado algo a tu padre”.

No puede articular más palabras. Lorena Castro, trabajadora del Sporting, acude a la calle. Las luces de las sirenas de la policía local y de la UVI móvil anuncian el fatal desenlace. Mientras tanto, un peatón que observa la escena, impactado, reconoce al Brujo. Era un amigo de su hijo Jorge, al que telefonea. “Están atendiendo a tu padre en la calle, le ha dado algo, están tratando de recuperarlo, ojalá sea un susto”. A los pocos minutos, la noticia del fallecimiento de Quini corre como la pólvora. Gijón decreta tres días de luto oficial y El Molinón ya tiene el apellido del delante más glorioso de la historia rojiblanca.

 

F/marca
 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies