: |

leader

El CIS post Cifuentes, nuevo test de la batalla PP-Cs

0 comments
El CIS post Cifuentes, nuevo test de la batalla PP-Cs

Cada barómetro del CIS se convierte en un nuevo examen en la pugna de moda de la política española: la batalla entre PP y Ciudadanos en el campo del centro derecha. El organismo público lanza este martes una nueva encuesta de intención de voto cuyo principal aliciente es el de confirmar o no el auge del partido de Albert Rivera en detrimento de los populares de Mariano Rajoy.

El de este martes tiene una especial importancia: es el primero después de la crisis Cifuentes. La ya ex presidenta de la Comunidad de Madrid se vio obligada a dimitir de su cargo el pasado 25 de abril tras la aparición de un vídeo de 2011 en la que se la veía robando dos cremas anti-edad en un supermercado. A esta sórdida puntilla final le precedió una larga agonía por las informaciones periodísticas que apuntaban a la obtención fraudulenta de un máster que supuestamente cursó en 2012.

Más allá del perenne conflicto catalán, éste fue el asunto políticas que copó las portadas de la prensa durante el mes de abril. La fotografía del sondeo recogerá así –y ese es su principal interés– en qué medida la crisis madrileña ha erosionado el apoyo al PP y si es el partido naranja el que recoge los frutos, como ya apuntan encuestas publicadas en algunos medios de comunicación. No solo habrá intención y estimación de voto, sino que además se incluirán las clásicas preguntas sobre la percepción de los ciudadanos ante los problemas políticos y económicos, así como la valoración del Gobierno y de los principales líderes políticos.

Cs, ¿posible ganador?

El barómetro podría ser el del sorpasso. Esta palabra de origen italiana se puso de moda hace apenas dos años, durante el último ciclo electoral, cuando se especulaba con la posibilidad de que Podemos adelantara al PSOE por el lado izquierdo del tablero. Tal cosa ocurrió en algunas encuestas pero no en las elecciones. Ahora es el partido nuevo Ciudadanos el que ya está en condiciones de, no solo superar al partido viejo PP, sino de incluso ganar las elecciones generales. Así lo indican varios sondeos, en lo que sería el culmen de una tendencia alcista que se viene viendo sobre todo desde la crisis de otoño en Catalunya y la victoria de Inés Arrimadas en las elecciones del 21-D. Sólo falta el CIS.

En el último barómetro que incluía intención y estimación de voto, el de febrero, ya se confirmó el ascenso de los liberales. Ciudadanos se colocó entonces como tercera fuerza en España superando por primera vez a Podemos y acercándose a los dos principales partidos -especialmente al PSOE–, que además perdían fuerza. Superaron por vez primera la barrera del 20% de los votos totales, incrementaron su apoyo en 3,2 puntos porcentuales y además Rivera se convertía en el dirigente político mejor valorado.

El PP seguía siendo la fuerza más votada (26,3%) pero perdía más del 2% de apoyos respecto al anterior estudio mientras que los socialistas tampoco aprovechaban la mala racha de su principal rival y se dejaban otro 1% de soporte electoral, obteniendo un 23,1% de voto estimado. En paralelo, y pese a perder la tercera plaza, Podemos ganaba votos y se quedaba en el 19%.

Catalunya y la regeneración democrática

Los expertos ya valoraron esa encuesta del CIS como un punto de inflexión para Ciudadanos. Coincidían en detectar que por primera vez el partido liberal se adentraba en un terreno que antes parecía pertenecer casi en exclusividad al PP. Aunque también captaba algunos votos del PSOE, se calculó que entre el 15 y el 17% de los votos nuevos respecto a las últimas elecciones provenía de antiguos votantes populares. Dos factores explicaban en parte este auge: por un lado, Cs es visto como un partido más asociado a la regeneración democrática que un PP muy desgastado por los distintos casos de corrupción y, por el otro, la competencia en el llamado “eje nacionalista”.

De esta manera, si el factor catalán explicó en buena parte la subida del anterior barómetro, ahora sería el vector de la regeneración democrática el que tendría más peso. Muchos analistas han coincidido en colocar a Cs como principal beneficiado, en términos electorales, del escándalo Cifuentes. No sólo quedó tocado su principal rival, sino que los naranjas pudieron controlar los tiempos y, finalmente, forzar el cambio en Madrid, aunque en la práctica hayan seguido apoyando al nuevo candidato azul, Ángel Garrido.

En el PP ya están saltando todas las alarmas. Se habla de ucedeización. Es decir, del riesgo de que el partido que ha tenido más poder en España en el último lustro caiga en picado casi de la noche a la mañana, como le ocurrió a la UCD de Adolfo Suárez entre 1979 y 1982, cuando pasó de 168 diputados a 11. El CIS podría acabar de asustar a los populares.

 
Share Button
class=""
-

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

-