: |

Mejora tu postura en la mesa y mejorarás tu salud

0 comments
Mejora tu postura en la mesa y mejorarás tu salud

Adopta una postura adecuada en la mesa: la comida te sentará mejor, te alimentará más y evitarás molestias digestivas. Sigue nuestros consejos y ganarás bienestar. Compruébalo.

Siéntate bien, las manos encima de la mesa, ponte recto… Todos hemos recibido estas órdenes de niños y ahora, como padres, nos vemos repitiéndolas inconscientemente. Intuimos que sentarse correctamente a la mesa es algo importante, no solo por una cuestión de educación, sino para que la comida nos siente bien. ¿Pero sabemos de verdad cómo sentarnos?

“Cada uno se sienta como puede, no como debería sentarse…”

El osteópata y experto en posturología Xavier J. Eggert nos dice que uno se sienta como puede, no como quiere. Nuestra postura depende de si tenemos tensiones corporales o emocionales. Por eso, Judit Commeleran, terapeuta corporal, recomienda detenerse y calmarse antes de empezar a comer. “Podemos realizar unas respiraciones profundas que nos liberen de cualquier tensión”, señala Judit. El objetivo es olvidarse del estrés y disfrutar realmente de la comida.

Sentados en la silla

Cada persona debe acostumbrarse a sentarse de una manera correcta en cualquier situación. Algunas sillas no siempre parecen pensadas para que podamos comer a gusto. Algunos diseños nos resultan incómodos porque son demasiado altos, o tienen el asiento demasiado profundo y no nos permiten sentarnos con la espalda recta y cerca de la mesa… En este caso, Judit aconseja sentarse algo adelantados, hacia el extremo del asiento, sin apoyar la espalda en el respaldo.

“Relaja el vientre y separa los brazos, dejando espacio bajo las axilas…”

…y haz lo mismo con las piernas para sentir que te resulta más fácil respirar”, explica Judit. Es importante alinear la espalda, asentar bien los glúteos y apoyar los pies en el suelo, con las piernas ligeramente separadas. Una vez sentados, lo ideal es conservar el estado de calma y atención al cuerpo durante el tiempo que dure la comida. Solo así podremos corregir nuestra postura, comer los alimentos que realmente nos apetecen y parar cuando estemos satisfechos.

Comer acompañado

Es muy saludable. Las comidas son escenario de relaciones sociales y familiares. Al estar en buena compañía generamos endorfinas –sustancias similares a las hormonas– que nos hacen sentir contentos y favorecen la digestión y la asimilación de los nutrientes.

Si somos capaces de sentir los aromas, sabores y texturas…

…de los alimentos, es que seguimos conectados con el cuerpo, concentrados en el acto de comer. Así, la comida nos beneficiará más. “Masticando lenta y tranquilamente saboreamos el alimento, facilitamos su asimilación y aprovechamos todos sus beneficios para el organismo”, explica Judit, mientras nos lo muestra con su propio ejemplo. Contemplando su postura natural, su expresión alegre y la precisión de cada gesto, nos damos cuenta de que sentarse bien a la mesa tiene poco que ver con la formalidad y mucho con el bienestar.

Relájate y disfruta de la comida

1. Siéntate sobre los isquiones, los huesos de la pelvis que tocan el asiento: así se relajan el abdomen y la cadera. Coloca los pies planos y paralelos en el suelo y siéntelos bien “enraizados”.

2. Alinea la columna: imagínate de perfil como 
si pudieras trazar una línea recta vertical que pasaría por los oídos, los hombros y las caderas. Para ello, endereza la espalda, estira la nuca y eleva la coronilla, sintiéndote erguida y relajada al mismo tiempo.

3. Relaja el abdomen: deja que el aire lo llene al respirar y mantenlo relajado durante la comida, y evita los cinturones muy apretados.

 

 

F/elmueble
 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies