: |

Rivera se plantea apoyar la moción si Sánchez le garantiza elecciones este año

0 comments
Rivera se plantea apoyar la moción si Sánchez le garantiza elecciones este año

 

La ejecutiva nacional de Ciudadanos ratificó este lunes la decisión de que los 32 diputados naranjas votarían en contra de la moción de censura planteada por Pedro Sánchez. El partido de Albert Rivera no confiaba en las intenciones del líder socialista que, en el anuncio de la misma, explicó que lo primero sería gobernar y solo después llegaría la convocatoria electoral. Ciudadanos tiene claro que la legislatura actual “está agotada”, con un Gobierno que se ha quedado sin aliados (ellos dan por roto el pacto de investidura) a raíz de la sentencia de la Gürtel—los centristas ven el fallo como la gota que colma el vaso de los escándalos de corrupción— y que no podrá aguantar los dos años restantes sin capacidad de sacar una sola ley adelante. La prioridadpara los naranjas pasa por que haya elecciones anticipadas antes de que termine este año. Por eso, en plenas negociaciones con el PSOE, estudian un cambio de posición si los socialistas se comprometen a que los comicios se celebren en ese plazo.

La formación que dirige Rivera se plantearía ese giro en la votación de este viernes si realmente cuenta con las garantías suficientes de que Sánchez convocará elecciones antes de que finalice 2018. Precisamente, este martes por la mañana, el secretario general naranja, José Manuel Villegas, mantenía una reunión con su homólogo socialista, José Luis Ábalos, y recordaba al término de la misma que “hasta el jueves hay tiempo” para que el PSOE “rectifique”. En estos momentos, fuentes del partido naranja insisten en que la posición es la misma: Ciudadanos es partidario de una moción “instrumental” que debería liderar un candidato independiente, cuya única finalidad pasa por que haya elecciones y que tanto los Presupuestos como la aplicación del artículo 155 queden asegurados en ese plazo de interinidad.

La ejecutiva nacional de Ciudadanos ratificó este lunes la decisión de que los 32 diputados naranjas votarían en contra de la moción de censura planteada por Pedro Sánchez. El partido de Albert Rivera no confiaba en las intenciones del líder socialista que, en el anuncio de la misma, explicó que lo primero sería gobernar y solo después llegaría la convocatoria electoral. Ciudadanos tiene claro que la legislatura actual “está agotada”, con un Gobierno que se ha quedado sin aliados (ellos dan por roto el pacto de investidura) a raíz de la sentencia de la Gürtel—los centristas ven el fallo como la gota que colma el vaso de los escándalos de corrupción— y que no podrá aguantar los dos años restantes sin capacidad de sacar una sola ley adelante. La prioridadpara los naranjas pasa por que haya elecciones anticipadas antes de que termine este año. Por eso, en plenas negociaciones con el PSOE, estudian un cambio de posición si los socialistas se comprometen a que los comicios se celebren en ese plazo.

La formación que dirige Rivera se plantearía ese giro en la votación de este viernes si realmente cuenta con las garantías suficientes de que Sánchez convocará elecciones antes de que finalice 2018. Precisamente, este martes por la mañana, el secretario general naranja, José Manuel Villegas, mantenía una reunión con su homólogo socialista, José Luis Ábalos, y recordaba al término de la misma que “hasta el jueves hay tiempo” para que el PSOE “rectifique”. En estos momentos, fuentes del partido naranja insisten en que la posición es la misma: Ciudadanos es partidario de una moción “instrumental” que debería liderar un candidato independiente, cuya única finalidad pasa por que haya elecciones y que tanto los Presupuestos como la aplicación del artículo 155 queden asegurados en ese plazo de interinidad.

Las conversaciones con el Partido Socialista se han intensificadodesde este martes. Antes eran prácticamente inexistentes y los interlocutores son únicamente Villegas y Ábalos. El número dos de Rivera también habló con el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, el lunes por la tarde. Apenas han trascendido detalles de la conversación, aunque las declaraciones públicas de Villegas asegurando este martes que “no hay novedad” porque “nadie se mueve” indican que los avances con el PP son nulos. “Rajoy insiste en que aquí no pasa nada y no ven que la legislatura esté acabada”, zanjaba el secretario general naranja. Intentar la vía del acuerdo con los populares era indispensable para los de Rivera, dado que el plan A de Ciudadanos siempre ha sido que si la moción de Sánchez fracasaba (ellos votarían en contra), la presión sobre el presidente del Gobierno sería mayor y ellos exigirían un acuerdo para anticipar elecciones y conseguir “un final ordenado de la legislatura”.

Pero, ahora, todo parece indicar que esa vía ha fracasado y, como consecuencia, los contactos entre Ciudadanos y PSOE están en plena efervescencia. Este martes, Villegas también aseguraba que los socialistas “seguían sin rectificar” y les instaba a valorar la “moción instrumental”, que tanto demandan los de centro, con un “único punto en el programa” (elecciones), en vez de mantener la moción con Sánchez de candidato y un programa de gobierno para dar salida a las “urgencias sociales”. La cuestión es que los socialistas parecen estar dispuestos a pactar una fecha de elecciones anticipadas si ello les garantiza que la moción salga adelante. Aunque Ciudadanos siempre ha apuntado al otoño como fecha idónea, dirigentes naranjas ya matizaron hace días que “se podía discutir sobre semanas o algún mes”. Con todo, el objetivo sigue siendo que se celebren antes de que este año termine y antes de las municipales y autonómicas (primavera de 2019).

Por si el fracaso en las conversaciones con el PP fuera poco, el lunes se produjo un nuevo órdago por parte de Pablo Iglesias, al anunciar que si Sánchez fracasaba, él impulsará una nueva moción para convocar elecciones en la que se muestra “dispuesto a dialogar con Ciudadanos”. Una propuesta muy similar a la que buscan los naranjas. Sin duda, esta iniciativa del líder de Podemos daría un nuevo giro a la situación provocando un necesario acercamiento entre PSOE y Ciudadanos. El primero no podría asumir que su rival en la izquierda liderara una moción después de que su secretario general perdiera la suya, y los segundos, difícilmente podrían llegar a un acuerdo con el partido morado para impulsar una moción con el objetivo de desbancar a Rajoy. En otras palabras, el anuncio de Iglesias es un callejón sin salida para Sánchez y Rivera, que ahora tienen más motivos que nunca para tratar de buscar un punto de encuentro.

 

 

 

F/elconfidencial

 

 

 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies