: |

¿Qué hubiera pasado si Rajoy hubiese dimitido?

0 comments
¿Qué hubiera pasado si Rajoy hubiese dimitido?

En caso de dimisión, los números no le saldrían al PP.

El sí de los nacionalistas da vía libre a la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy. Se vota este viernes a mediodía y desde ese instante el líder del PSOE se convertiría en presidente del Gobierno, según recoge el artículo 115 de la Constitución:

Si el Congreso adopta una moción de censura, el Gobierno presentará su dimisión al Rey y el candidato incluido en aquélla se entenderá investido de la confianza de la Cámara a los efectos previstos en el artículo 99. El Rey le nombrará Presidente del Gobierno.

El presidente del Gobierno aún tendría en su mano dimitir y hacer caer así la moción de censura del socialista. Tendría de plazo hasta que se produzca la votación. Si lo hiciera, Rajoy permanecería en su cargo en funciones hasta que se designara un candidato a presidente del Gobierno para su votación en el Congreso de los Diputados. Como ocurre tras unas elecciones, será el Rey, tras la ronda de consultas a los partidos, quien designe al candidato que deberá someterse a la sesión de investidura.

Sin embargo, aunque en un primer momento se había dado por hecho en círculos periodísticos y políticos que de esta forma el PP tendría en su mano poder conservar el poder hasta la convocatoria de elecciones, Moncloa primero y después la propia María Dolores de Cospedal ante los medios, lo han descartado. Según la secretaria general del PP, sería un “ejercicio estéril”. La razón, los números. El candidato, Soraya Sáenz de Santamaría u otro nombre del Gobierno, o del partido, podría no reunir los apoyos suficientes y darse la paradoja de que fuera Pedro Sánchez el único candidato capaz de lograr los votos necesarios para una mayoría simple (más votos a favor que en contra) en segunda votación.

Santamaría, o el candidato que propusiese el PP, necesitaría a Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y alguna abstención, en el caso de que el resto de partidos votara en contra. En su día, Rajoy necesitó la abstención del PSOE para salir elegido en mayoría simple. No cuadra.

Pero tampoco está claro que Pedro Sánchez lograse los apoyos suficientes. Sí los tendría si los grupos que han anunciado su apoyo a la moción le apoyasen también en una hipotética investidura, pero no tendría por qué ser así. No es lo mismo respaldar una moción para derribar a Rajoy que apoyar una investidura. Desde luego, no sería gratis, ninguna investidura lo es, y el PSOE tendría que negociar los apoyos.

Tras una hipotética investidura fallida, empezaría a correr el reloj para unas nuevas elecciones y se abriría la posibilidad de la presentación de otros candidatos. Una vez transcurridos dos meses, se convocarían nuevos comicios.

 

 

F/libertaddigital

 

 

 

 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies