: |

Mariano Rajoy: de La Moncloa a un dúplex en Aravaca

0 comments
Mariano Rajoy: de La Moncloa a un dúplex en Aravaca

Tras la exitosa moción de censura de Pedro Sánchez (46), Mariano Rajoy (63) no sólo ha sido desalojado del poder sino de la que ha sido su residencia durante los últimos seis años: el Palacio de La Moncloa. Ayer viernes 1 de junio, fuentes cercanas informaban a LOC que la mudanza del depuesto presidente del Gobierno era “inminente”. De ese modo, iniciaba un viaje de vuelta al que era su domicilio habitual hasta que ganó las elecciones generales en 2011: un dúplex ubicado en el mismo distrito madrileño que el que ha sido su hogar este tiempo, el de Moncloa-Aravaca, a tan sólo ocho minutos en coche del complejo presidencial. Probablemente, este fin de semana, la familia Rajoy Fernández ya haya regresado a casa. La razón es obvia. En cuanto Pedro Sánchez tome posesión de su cargo durante la mañana de hoy, día 2 de junio, será ya el nuevo inquilino oficial de La Moncloa.

La vivienda en la que se reacomodan Mariano Rajoy, su mujer, Elvira Fernández, sus dos hijos, Mariano y Juan, y su padre, Mariano Rajoy Sobredo, es mayor que la residencia monclovita: tiene 79 metros cuadrados más; en total 279. Eso sí, este domicilio, que durante el mandato de su propietario ha estado vacío y nunca ha sido alquilado, no dispone de los 58.293 metros cuadrados de superficie donde se levanta la sede de la Presidencia del Gobierno de España. Una amplitud tan vasta como solitaria y asfixiante para algunos de sus habitantes, como fue el caso de la primera dama anterior a Viri, Sonsoles Espinosa, que definió La Moncloa como “una jaula de oro”. Aunque, si el ex presidente y su esposa añoran los bellos jardines del Palacio, podrán pasear por las zonas ajardinadas comunitarias de su chalé de Aravaca.

15278831269517

 

Tras vender otra propiedad, el matrimonio, casado en régimen de gananciales, adquirió en 1998 este inmueble en uno de los distritos más tranquilos de la capital. Desde hace mucho tiempo está pagado. El domicilio está dividido en una planta baja de 78 metros cuadrados, una superior de 201 y un jardín de 30. Hace 10 años, en septiembre de 2008, Mariano Rajoy, líder de la oposición en la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, hizo campaña en las generales y mostró su intimidad en un reportaje publicado por MAGAZINE de EL MUNDO.

Era la primera vez que el ya ex jefe del Ejecutivo mostraba varias estancias de su casa a una publicación. También supuso una de las pocas apariciones públicas de su mujer, siempre en un segundo plano. Las fotografías que ilustran este artículo fueron tomadas por Ricardo Cases con motivo del inusitado posado. Nada más entrar en el domicilio, había una colección de relojes, una gran afición del político, al igual que la de acumular caricaturas sobre sí mismo. Viri, la ya ex primera dama, se refería como “el zulo” a la primera planta de la villa: un espacio para que su marido pudiera trabajar con tranquilidad.

Allí, Rajoy Brey disponía de un escritorio que le regaló su esposa y un televisor grande, la favorita entonces por sus hijos para ver dibujos animados. En la planta de arriba, era donde transcurría la vida familiar: las distintas habitaciones, el salón donde el entonces presidente del Partido Popular desayunaba y pasaba buenos momentos de ocio… y la cocina, que pisaba poco, pero a la que entró para prepararse un bocadillo de pavo y tomate durante la sesión fotográfica y la posterior entrevista con Mercedes Ibaibarriaga.

Ahora, Mariano Rajoy y Elvira Rodríguez dejan atrás numerosos momentos de gran relevancia personal vividos en La Moncloa. Algunos muy alegres y otros tristes, como la muerte del hermano del ex presidente en 2014 o la de uno de sus guardaespaldas este mismo año. En este tiempo, su hijo mayor, Mariano, ha pasado de ser casi un niño a un joven estudioso y responsable. De hecho, la familia ha celebrado recientemente las buenas notas obtenidas por el primogénito, quien estudia ADE y Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas ICAI-ICADE. Como los anteriores inquilinos, Mariano y Juan echarán de menos la piscina, “una de las zonas más bonitas del complejo”, en palabras de María Ángeles López de Celis, quien trabajó durante 32 años en la Secretaría de cinco de los presidentes del Gobierno y cuyas vivencias plasmó en el libro Los presidentes en zapatillas (Ed. Espasa).

Una difícil adaptación

“Los hijos de los presidentes del Gobierno sufren una auténtica transformación en sus vidas mientras su padres ocupan el cargo. Han de someterse a unas estrictas normas de seguridad que coartan su libertad e interfieren de lleno en su vida social. El tema se complica cuando los muchachos llegan a la adolescencia“, relata la también escritora, que fue distinguida con la Cruz del Orden del Mérito Civil en 2006 y en el momento de la publicación de estas memorias fue considerada por algunos como la insider de la zona cero del poder en España.

15278833587089

Una reflexión que quizá le interese a Pedro Sánchez, el flamante séptimo presidente del país, quien tiene dos hijas con Begoña Gómez, Carlota y Ainhoa, de edades comprendidas entre los 13 y los 11 años. De momento, no se ha confirmado si el socialista se mudará al Palacio, nombre que recibe la residencia personal, junto a su familia. Hay dudas porque su esposa manifestó hace un tiempo que, llegado el caso de vivir en La Moncloa, preferiría declinar y seguir residiendo en su piso de una cuidada urbanización de Pozuelo de Alarcón, en Madrid.

De producirse, sería una de los traslados más rápidos que se recuerdan. “Las mudanzas de los presidentes no son como la del común de los mortales. A parte de que cuentan con ayuda, normalmente suelen tener pocas cosas, más allá de un sillón, unos libros o la ropa”, cuenta en conversación López de Celis. Por tanto, quien crea que Pedro Sánchez dormirá en el mismo lecho del desvelo de los últimos días de Rajoy, está equivocado.

Otras mudanzas

El primer presidente en pasar por el Palacio fue Adolfo Suárez quien cambió la sede de la presidencia del Gobierno del Palacio de Villamejor, en el Paseo de La Castellana de Madrid, a La Moncloa. Éste último también ha sido denominado Palacio de Sora o Casa Pintada, ya que, antes de ser destruido en la Guerra Civil, sus muros estaban decorados con frescos que adornaban el edificio por dentro y por fuera en los tiempos en los que, según su leyenda, la XIII duquesa de Alba se reunía allí en secreto con Goya.

Rápida también fue la marcha y la llegada de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo. Cuando Suárez se fue a su casa de Somosaguas, Calvo-Sotelo apareció con ocho hijos, lo que provocó problemas de espacio. Al parecer, hubo que habilitar las buhardillas de la tercera planta del ala personal con más habitaciones para los nuevos huéspedes. “Además, el presidente rescató una pequeña salita para instalar su piano”, recuerda María Ángeles en su libro, un auténtico escáner en tres dimensiones de la vida en el Palacio. El espacio también se podrá adaptar a las necesidades de Pedro Sánchez y su esposa.

15278831884873

 

 

F/ loc

 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies