: |

Con escoltas, chófer y a gritos: así ha sido la entrada ‘invisible’ de Urdangarin en prisión

0 comments
Con escoltas, chófer y a gritos: así ha sido la entrada ‘invisible’ de Urdangarin en prisión

El cuñado del Rey subió a un avión hacia las siete de la tarde del domingo y aterrizó en Madrid. Nadie por el momento ha logrado su foto en la cárcel de mujeres de Brieva

Hasta siete escoltas se han contado junto a Iñaki Urdangarin en el aeropuerto de Madrid, a su llegada, de noche. Le han recogido la maleta, le han intentado alejar de quienes le insultaban a su paso y hasta le han abierto la puerta para entrar en el coche donde le esperaba un chófer.

Si el cuñado del Rey se aprovechó de su condición para hacer negocios, la misma condición ha tenido importancia en el momento de pisar territorio español. El periplo de Urdangarin ha sido impecable y hasta la fecha nadie ha conseguido su fotografía al entrar en prisión.

Escoltas en Suiza y en España

Salió de Ginebra acompañado de un escolta de la infanta Cristina, su mujer, quien ha permanecido en Suiza acompañada por sus hijos. El exduque de Palma salió de su ciudad de residencia el domingo a última hora de la tarde, hacia las 19:00, en un vuelo de Swiss Air. El periodistaJoan Guirado le siguió la pista durante todo el domingo, incluso voló con él en el avión, donde vio a Urdangarin sentado en la segunda fila.

El exduque de Palma aterrizó ayer por la noche en Madrid. No hubo malas caras, incluso sonrió en algún momento, pese a su desgaste físico más que evidente. Lo hemos podido ver en Ginebra y en Madrid, pero nadie por el momento ha logrado tener la foto más esperada, la del marido de la Infanta entrando en prisión.

Condena firme

El exaristócrata ha sido condenado por malversación, prevaricación, fraude, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, una pena ratificada por el Tribunal Supremo la semana pasada. Urdangarin debe cumplir cinco años y diez meses de condena, y disponía de cinco días para entrar en prisión tras hacer público el tribunal su decisión. Ya en su comparecencia en los juzgados de Palma, el exduque estuvo escoltado por dos agentes de la Guardia Civil.

Ya en la cárcel de Brieva, lo normal es que pase por todos los trámites del ingreso en los primeros minutos. Se le hará una ficha y será reconocido por el servicio médico, además de ser entrevistado por un equipo multidisciplinar formado por trabajadores sociales y psicólogos que le evalúan.

Como es habitual, el preso pasa la primera noche en el módulo de ingresos y después se le traslada al módulo más adecuado. Probablemente, y dadas sus características, luego se mudará al módulo conocido como ‘de respeto’, donde el interno, al que se clasifica en segundo grado, acepta unas normas de comportamiento e higiene y de organización de la vida diaria en esa instalación.

 

F/vanitatis
 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies