: |

La dirección de Podemos asesta otro golpe a Errejón

0 comments
La dirección de Podemos asesta otro golpe a Errejón

Las exigentes condiciones que puso Íñigo Errejón para encabezar la candidatura de Podemos a la Comunidad de Madrid generaron un fuerte pulso con la dirección, pero finalmente quedaron en el aire, a la espera de renegociarse, tras la filtración del denominado ‘documento Bescansa’, que lo precipitó todo. El diputado por Madrid y secretario de Análisis Estratégico de Podemos se presentó a las primarias confiando en asegurarse más adelante la distribución de los recursos económicos, el control sobre la marca electoral, la confluencia con Izquierda Unida y las candidaturas del resto de municipios madrileños, siendo representante legal del partido ante la Junta Electoral. Esta sigue siendo la idea, según reconocen fuentes de su equipo refiriéndose a la representación legal y coordinación de campaña, pero dichas aspiraciones se han disipado en los últimos días, después de que la dirección autonómica, liderada por Ramón Espinar, tomase las riendas del proceso y comenzase a sellar acuerdos con sus aliados: IU y Equo.

La dirección estatal ya había movido ficha previamente, tras realizar una consulta sobre la marca electoral a las bases, que respaldaron blindar las siglas Podemos en las papeletas electorales de 2019. Errejón se había inclinado por superar la marca Podemos en la candidatura autonómica y que el resto de candidaturas en los municipios de la comunidad se presentasen bajo este nuevo paraguas. Las diferencias sobre preservar o no la marca ya generaron un enfrentamiento entre Madrid y Andalucía, donde Teresa Rodríguez ha apostado por que su candidatura en los comicios autonómicos sea Adelante Andalucía. Y Marea Andaluza, partido que registró el pasado mes de enero, en los municipios donde la formación no se presente en confluencia.

Si bien no parece que Errejón vaya presentar una batalla similar a la de Rodríguez, con quien se alió en las recientes primarias que ganó a la candidata preferida por la dirección estatal, desde su entorno se espera que a partir de septiembre se retome la negociación para poder controlar la campaña, la coordinación con el resto de candidaturas en los municipios y la decisión sobre los cabeza de lista en las principales ciudades. Sin embargo, la dirección autonómica comienza a dejar atadas todas estas cuestiones haciendo uso de su poder orgánico, puesto que Errejón ni forma parte de la dirección ni su sector cuenta con mayoría de asientos en esta.

La declaración ratificada conjuntamente por Podemos e IU Madrid se compromete expresamente a “construir un equipo de campaña plural autonómico que durante el último trimestre de 2018 comience a planificar la precampaña y la campaña electoral buscando el acuerdo en cuestiones tales como principales temas, líneas discursivas, lemas y organización general de la campaña electoral”. De esta manera, el candidato no contará con las manos libres para diseñar la campaña electoral en la región y nombrar a sus miembros, como pretendía en un principio, hasta el punto de lanzar un ultimátum amenazando con no presentarse a las primarias para ser candidato en Madrid, tal y como había pactado con Pablo Iglesias tras su derrota en la asamblea de Vistalegre II.

Tampoco parece por tanto que Errejón vaya a poder desplegar con total autonomía una estrategia discursiva y programática en la que lleva trabajando meses, pues “los principales temas, líneas discursivas y lemas” se acordarán entre las direcciones de Podemos e IU. Nuevos conceptos fetiche desplegados por el candidato como “seguridad y orden”, dirigidos a que “la gente normal sepa que no solo ellos cumplen las normas, sino que los privilegiados también las cumplen”, tienen un encaje más difícil, pero también la línea menos pegada a la cuestión de clase.

El documento también recoge textualmente: “Consensuaremos cómo actuar en los municipios en los que ambas organizaciones ya formemos parte de la misma candidatura de unidad popular, así como en aquellos casos en los que ambas organizaciones a nivel autonómico entendamos que quepa hacer excepciones a la regla general, por existir una marca municipal suficientemente conocida que puede preservarse. La conformación de las coaliciones para estos últimos casos, atenderá (siempre que las dos organizaciones coincidamos y lo aprobemos) a la existencia de esos partidos o marcas locales, con los que se trabajará para sumarlos a la coalición y a la visibilidad y referencialidad común”.

El candidato por Madrid no podrá por tanto construir su propio proyecto político con plena autonomía, “un proyecto entero”, como explicaba coincidiendo con el ultimátum que lanzó a la dirección provocando la intervención de Iglesias, quien le respondió que “en esto, los inscritos no nos van a permitir ni media tontería”.

El acuerdo de largo alcance con IU, que se suma a otro previamente ratificado con Equo, ha sido un imprevisto para Errejón y desde su entorno no esconden cierta sorpresa. El tiempo juega en su contra, y los hechos consumados más todavía. En este contexto, la propia declaración señala: “Entendemos que es conveniente acelerar los tiempos en la medida de lo posible, para así comenzar el año 2019 centrados en ganar las elecciones autonómicas y municipales”. El último trimestre del año se dirimirán por tanto cuestiones fundamentales sobre las candidaturas municipales y autonómica en las que Errejón no tendrá toda la capacidad de decisión que pretendía. De hecho, las direcciones de Podemos e IU adelantan que “en septiembre” conformarán “conjuntamente un equipo autonómico que se encargará, en diálogo con las organizaciones municipales de ambas estructuras, de abordar las perspectivas comunes en cada uno de los municipios” de la región.

 

 

F/elconfidencial
 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies