: |

Así detuvo la policía al asesino fugado en Santander

0 comments
Así detuvo la policía al asesino fugado en Santander

La Policía Nacional tuvo conocimiento el viernes de que Guillermo Fernández Bueno, fugado de la prisión de El Dueso tras no regresar de un permiso de una semana, había abandonado la Península desde el puerto de Algeciras en un transbordador hasta Tánger. La clave para seguir sus pasos y llegar hasta él en la frontera de Senegal, donde ayer fue detenido cuando trataba de entrar en Gambia, es la furgoneta blanca de grandes dimensiones en la que el hombre huyó en compañía de su mujer, Elena Ruiz Sancho, una trabajadora social a la que conoció en la antigua cárcel de Santander, a la que acudía como voluntaria.

El vehículo estaba a nombre de ella, que lo usaba en su último trabajo importando muebles de India. Esa misma furgoneta fue la utilizada por la pareja para tratar de iniciar una nueva vida, lejos de España.

El hombre viajaba con pasaporte falso

Fernández Bueno ingresó en prisión en enero del 2001. Cumplía una condena de 25 años por dos violaciones y el asesinato de la limpiadora de una cafetería de Vitoria, a finales del 2000. Los psiquiatras le catalogaran como un psicópata muy cruel.

Con los años fue cambiando y acabó convirtiéndose en un preso ejemplar. El primer permiso lo consiguió en el 2012, contra el criterio de la junta de tratamiento de la cárcel, pero autorizado por el juez de vigilancia penitenciaria, tras el recurso presentado por el interno.

Desde el 2016, la junta de tratamiento cambió el criterio y ante la actitud impecable del recluso, le autorizó los siguientes permisos, cerca de medio centenar. También se tuvo en cuenta su participación en los programas para agresores sexuales y que estuviera pagando la responsabilidad civil por sus delitos. En El Dueso se convirtió en un preso sombra, hombre de confianza que ayuda a evitar los suicidios de los internos más conflictivos.

Guillermo Fernández ansiaba normalizar su vida con Elena Ruiz, a la que conoció en la prisión de Santander antes de su cierre en el 2009. La pareja empezó a planificar su huida después de que a él le denegaron en dos ocasiones el tercer grado.

La fuga se preparó con detenimiento. Cuando la sección de fugitivos de la brigada central de crimen organizado de la Policía Nacional constató que la pareja había cruzado a Tánger, dedujeron que podrían quedarse en Marruecos. El viernes alertaron a Interpol y a todos los enlaces policiales en los países limítrofes con Marruecos y los más cercanos. La pareja cruzó entonces a Senegal, pero cuando trataba de entrar en Gambia, los policías de la frontera sospecharon y recordaron el reciente escrito de sus colegas españoles alertando de una pareja de fugitivos que se movía por la zona en una furgoneta blanca de grandes dimensiones, habilitada para dormir en su interior. Un vehículo, además, poco frecuente en esa zona. Les retuvieron, se comunicaron con el enlace español en Dakar y confirmaron que eran ellos.

El hombre viajaba con pasaporte falso. La situación legal de ella es compleja. Se casaron hace un tiempo y habrá que concretar si se le puede o no imputar por ayudar en un delito de quebrantamiento de condena. En 60 días él podría ser extraditado.

F/lavanguardia
 
Share Button

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies