: |

Una ‘supertienda’, el dardo póstumo de Steve Jobs a Bill Gates

0 comments
Una ‘supertienda’, el dardo póstumo de Steve Jobs a Bill Gates

“Ese tono amarillo no está bien”, espetó un irritado Steve Jobs Vic Gundotra, uno de los pesos pesados de Google, a cuenta del tono escogido para la segunda ‘o’ del logotipo de la aplicación de Google en el iPhone.  Ahí estaba, uno de los mayores genios de nuestro tiempo y entonces CEO de una de las firmas más importantes del mundo llamando a una de las vacas sagradas de Silicon Valley para tratar un tema urgente.

Y en domingo. Así era el icónico cofundador de Apple: lo que para la mayoría hubiera pasado inadvertido (estamos hablando de un tono del color de la sombra de una letra en un logotipo en la pantalla de un móvil), para él se trataba de un pecado capital y había que movilizar a todo un equipo, importunando en pleno fin de semana a una de las figuras más importantes en el organigrama de Google. Rescatamos esta anécdota porque Apple, salvando las distancias, se encuentra embarcada en un proyecto (hasta ahora considerado como secreto) que se ha visto retrasado debido, una vez más, al perfeccionismo del difunto CEO de la firma.
El diario local Palo Alto Online levantó la liebre: los creadores del iPhone estaban construyendo una supertienda en la localidad (se rumorea que va a ser el local de referencia de la marca en el mundo) y se trata de un proyecto que la firma guarda celosamente ¿es posible mantener en secreto la construcción de un local de semejantes dimensiones? Hasta ahora lo han logrado, y para ello, los responsables de la compañía no han dudado en rodear todo el perímetro del local con grandes cortinas negras, repartiendo al tiempo guardias de seguridad que impiden a los transeúntes tomar fotografías.

Un dardo envenenado para Bill Gates

En la faraónica obra trabaja a brazo partido un ejército de obreros en jornadas que arrancan a las 7 de la mañana y no se descansa ni en domingo. Y, sin embargo, el proyecto se ha visto retrasado sine die, algo poco habitual en Apple. ¿La causa? El fallecido Jobs se empeñó en emplear un tipo de vidrio que está dando más problemas de los inicialmente planteados. Esta tienda fue uno de los últimos legados que el visionario cofundador de la firma dejó a Tim Cook y se nota.
Que el conocido fabricante californiano esté construyendo una tienda de referencia envuelta en un gran misterio y empleando materiales imposibles, es algo que ya de por sí llama la atención, pero lo que realmente destaca de este proyecto es que se trata en realidad de una dulce venganza que Apple sirve a Microsoft, o si se quiere ver de esta manera, un último dardo que Steve Jobs lanza a Bill Gates.
Esta supertienda se encuentra a apenas unos metros de un local que Microsoft abrió en abril del año pasado frente a otra Apple Store situada en Palo Alto. No se trata de la primera maniobra de estas características de los de Redmond, que apostaron por declarar una encarnizada guerra con su sempiterno enemigo a pie de calle, llegando incluso a montar stands portátilescon empleados de la casa en la misma puerta de las Apple Store. Esta estrategia de encarnizada guerra no debió de gustar precisamente a Jobs, que ordenó pocos meses antes de su fallecimiento, la construcción de esta tienda en pleno corazón de Silicon Valley, que dejaría, sin duda, en un juego de niños al local de los de Redmond.

Total secretismo

Jobs era muy dado a proyectos faraónicos, y de hecho tuteló el desarrollo de la sede de Apple en Cupertino hasta pocos meses antes de su muerte. Pero queda claro que la apertura de esta descomunal Apple Store podría ser el último coletazo de la eterna rivalidad de dos de los personajes más significativos de nuestro tiempo. De este nuevo proyecto apenas han trascendido detalles, pero se sabe que contará con extensas áreas para que los usuarios puedan probar los productos, uno de los grandes éxitos de estos locales que según Asymco, son hasta diecisiete veces más efectivos por metro cuadrado que la media de negocios en Estados Unidos. También ha trascendido que la marca dotaría a esta gran tienda con puntos de pago automáticos, de forma que el cliente probaría primero el producto en las zonas dedicadas al efecto, lo tomaría del estante y pasaría por una caja automatizada sin realizar prácticamente esperas.
Y esta estrategia de guerra a pie de calle entre marcas no es nueva ni mucho menos: en mayo del año pasado RIM fletó un autobús con manifestantes que al grito de “Wake up” (despierta), rodearon la Apple Store de la ciudad de Sidney. Más divertida fue la maniobra de LG, que en pleno Times Square neoyorkino y en el preciso momento en el que Samsung se disponía a presentar al mundo el Galaxy S4, inundó la conocida plaza con grandes luminosos publicitando uno de sus smartphones ante el asombro de los presentes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies